Dios o la nada, siendo esta última realmente el todo: la realidad absoluta, de la cual tomamos una pequeña parte en nuestro ser consciente, compuesta a su vez por todas y cada una de las cosas que integran nuestro mundo, nuestro espacio, nuestro ser.

 

 

Hace tiempo que no escribo nada más que en mi diario, hoy me propuse sacar un poco de mis ideas y ver si les podía dar cierto orden.

Siempre he creído que pienso demasiado y no me refiero natural y exclusivamente a cosas de carácter meramente intelectual para sonar engreído sino una mezcla de buenas ideas y banalidades que bombardean a cada instante mi cabeza, encontrando armonía en contadas ocasiones.

Respecto del título, “Dios ha muerto”.

Nietzsche no ha sido ni el primero ni el único en declararse en contra de la iglesia. Esta vez lo cito como punto de partida y aclaro que Dios ha muerto para el hombre que así lo quiso no para la vida ya que para esta jamás existió.

Pienso que la verdadera auto realización nace del comprendimiento total de las cosas. ¡Así o más difícil! He aquí lo complicado porque qué significa, no, ¿qué es el comprendimiento de las cosas?

Al final de cuentas la autorrealización es absolutamente personal, entonces da igual el camino mientras se llegue a ella pero el punto clave es en qué se sustenta, si en un Dios como intenta la mayoría consciente o inconscientemente o en lo objetivo.

Si se sustenta en Dios, representándolo como un ser divino dotado de todo poder imaginable e inimaginable y capaz de castigar y premiar a todo ser vivo ya que de cierta forma le pertenece, se tiene la certeza de que:

  1. Dios es eterno
  2. Dios es el creador de todo cuanto conocemos
  3. Dios juzgará a todo ser humano por sus acciones en la vida terrenal
  4. Dios tiene una secuencia establecida de sucesos

¡Qué gran alivio! ¡Ojalá, ojalá existiera Dios!

El punto es que para las personas que creen en él, en efecto, existe.

Y si algo existe, se puede tomar como base para construir sobre él algo aún más elevado, en nuestro caso un pensamiento, una forma de vida.

En el budismo se dice que si controlas tu mente controlas tu vida. Se puede controlar la mente a través de Dios pero el resultado será una vida basada y atada al mismo. No es un punto en contra de la autorrealización sino un puente para la misma, aunque será un puente a una autorrealización alterna, casi igual de efectiva que una basada en la honestidad pura, pero ajena a la verdadera realidad (suponiendo que Dios no existe).

Me permito aclarar que para la persona que cree en Dios, el mismo es su absoluta realidad. Para la persona que toma la realidad como lo que es, existe el mismo vínculo igual de real.

 

En término prácticos tenemos que

Persona + Dios = 1 (por así decirlo)

Persona + (-Dios) = 1

 

Schopenhauer detalla muy bien la situación objeto-sujeto en su libro “El mundo como voluntad y representación”, puede entonces y resumiendo hasta aquí haber una realidad absoluta a cada ser, diferentes entre sí pero igual de válidas a cada uno pero vamos eso no quiere decir que ambas sean igual de afines a la única realidad universal, que dicho sea de paso claro que no conozco pero allí está, esperando ser comprendida plenamente.

Ahora bien la persona no creyente, tiene un camino ciertamente más difícil ya que se da cuenta que las responsabilidades de Dios (que tiene por hecho no existe) recaen en los humanos, ¡Qué desgracia! Todas las muertes provocadas, el egoísmo, la maldad, quedaran en el olvido y se seguirán practicando sin castigo posiblemente por siempre.

Tiene que aceptar que la vida es aquí y ahora, que está sólo a su suerte y sin la más mínima ayuda divina, que todo tiene un por qué totalmente racional, aunque no lo conozca.

Es complicado, especialmente si durante 20, 30, 40 o más años se ha vivido bajo un catolicismo muchas veces forzado, no es fácil vivir tantos años con Dios y desecharlo de un día para otro pero una vez que se hace prácticamente no hay más barreras.

Se cambia el “Gracias a dios” por el “Gracias a la vida”

No es autorrealización como tal pero es un gran paso para llegar a ella y de una forma mucho más elegante y honesta con nosotros mismos.

De repente uno se da cuenta que la misma música que ha escuchado por años y que lo hace sentir tan bien está hecha por individuos ¡como tú y como yo! que la divinidad

¡siempre estuvo aquí! Que resulta más placentero y justo adorar lo tangible que lo intangible, que la vida al basarse en la nada, se basa en el todo.

De cualquier manera y sea cual sea el camino, es decisión igual de respetable de cada quién si decide mirar al cielo en busca de Dios o en busca de las estrellas.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International (CC BY-NC-SA 4.0).

 

Médico Cirujano y Partero, Residente de Psiquiatría. Tengo mi propia frase, aunque todos somos dueños de las palabras: “Al final del día, es igual de respetable si miras al cielo en busca de Dios, de las estrellas, o ambos.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.