Adult deer tick, Ixodes scapularis. By Scott Bauer.

Es una enfermedad infecciosa emergente causada por la espiroqueta B. burgdorferi.

Se transmite al ser humano por garrapatas (Ixodes y Amblyomma) infectadas desde sus reservorios silvestres, como el venado de cola blanca y el ratón de patas blancas.

El estadio de ninfa es el más peligroso para los humanos por dos razones:

  1. Las ninfas son diminutas (miden aproximadamente 1 mm de diámetro) y difíciles de detectar, y,
  2. Son más activas durante los meses de verano, coincidiendo con el pico de actividades al aire libre.

Manifestaciones clínicas.

Se dividen en tres estadios: enfermedad temprana localizada, enfermedad temprana diseminada y enfermedad tardía.

Estadio I, infección temprana localizada.

Se considera desde el momento que ocurre la mordedura de garrapata hasta la inoculación de Borrelia spp.

En el 50-90% de los pacientes, después de un periodo de incubación de 3 a 32 días, aparece la lesión clásica conocida como eritema migratorio en el sitio de la mordedura. Se caracteriza por una placa eritemato violácea, indolora, que crece de manera centrífuga mientras su centro se aclara.

La localización más habitual del eritema migratorio son las extremidades inferiores, el tamaño de la lesión es proporcional a su duración y en promedio, mide de 10 a 16 cm de diámetro y tiende a ser mayor cuando se localiza en el tronco.

Por definición, se requiere un diámetro mínimo de 5 cm para hacer el diagnóstico.

En ocasiones se presenta con múltiples lesiones de eritema migratorio, que pueden ser el resultado de la diseminación hematógena de la bacteria, de múltiples mordeduras de garrapata o de la diseminación local de la espiroqueta.

Es común que se acompañe de síntomas gripales, con tos, rinitis, sinusitis, odinofagia, cefalea y linfadenopatía regional.

This 2007 photograph depicts the pathognomonic erythematous rash in the pattern of a “bull’s-eye”, which manifested at the site of a tick bite on this Maryland woman’s posterior right upper arm, who’d subsequently contracted Lyme disease. By CDC/ James Gathany.

Estadio II, infección temprana diseminada.

De inicio variable, puede presentarse desde la primera semana hasta meses después de la infección primaria y es común que existan períodos asintomáticos.

Gracias a la terapia antibiótica, estas manifestaciones se ven con menos frecuencia.

Se caracteriza por involucro sistémico; las espiroquetas se diseminan con afección del sistema músculo esquelético (60%), piel (20-25%), sistema nervioso central (SNC) (10%) y corazón (5%).

Se observan síntomas constitucionales como fiebre, cefalea, rigidez de nuca leve, dolor musculo esquelético generalizado, artralgias y ataque al estado general.

Estadio III, infección tardía.

Las manifestaciones de la enfermedad de Lyme tardía se pueden dividir en dos grupos:

  1. En las cuales la infección persistente por Borrelia es la causa de los síntomas, como en la acrodermatitis crónica atrófica, la artritis persistente de Lyme y la neuroborreliosis, y
  2. Manifestaciones debidas a otros mecanismos, principalmente fenómenos autoinmunes y daño tisular establecido e irreversible; entre estas últimas se encuentran la encefalopatía y la cardiomiopatía dilatada de Lyme, así como la artritis resistente a antibióticos.

Diagnóstico.

Se basa en el hallazgo de signos y síntomas clínicos objetivos en un paciente que habita o ha viajado a un área endémica y que presenta títulos elevados de anticuerpos contra B. burgdorferi.

Sólo del 50 a 70% de pacientes referiran como antecedente mordedura de garrapata.

Se realiza de primera instancia la prueba ELISA, seguida de la prueba Western inmunoblot (confirmatoria) si la primera fue positiva.

La prueba más fiable sería el cultvio de B. Burgdorferi pero no es de primera instancia.

Prevención y profilaxis.

Se recomienda el uso de doxiciclina en las primeras 72 horas siguientes a la mordedura de una garrapata, evaluar posibles efectos adversos.

El mejor método de prevención es evitar la exposición a los vectores.

Tratamiento.

Es a base de tetraciclinas (doxiciclina), amoxicilina o cefuroxima (las últimas, indicadas especialmente en niños menores de 8 años, en quienes se contraindican las tetraciclinas).

Si el paciente presenta alergia a la doxiciclina se puede indicar azitromicina, claritromicina o eritromicina.

Si el paciente presenta involucro de sistema nervioso central o manifestaciones cardíacas se recomienda tratar con Ceftriaxona.

Alrededor del 15% de los pacientes experimentan una reacción de tipo Jarisch-Herxheimer en las primeras 24 h de empezar el tratamiento.

Con información de: Martha Elena García Meléndez, Cassandra Skinner Taylor, Julio César Salas Alanís y Jorge Ocampo Candiani. (2014). Enfermedad de Lyme: actualizaciones. Gaceta Médica de México., 150, 84-95.

Licencia de Creative Commons

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International (CC BY-NC-SA 4.0).

Médico Cirujano y Partero, Residente de Psiquiatría. Tengo mi propia frase, aunque todos somos dueños de las palabras: “Al final del día, es igual de respetable si miras al cielo en busca de Dios, de las estrellas, o ambos.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.