Es una enfermedad causada por la acción inadecuada de las hormonas tiroideas, por disminución en su síntesis y secreción o por resistencia a su efecto. Después de la diabetes mellitus es la enfermedad endocrina más frecuente.

Se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, relación 10:1. A nivel mundial la causa más frecuente es el déficit de yodo, en México es la enfermedad tiroidea autoinmune (tiroiditis de Hashimoto). Hay otras causas como cirugía previa, tratamiento con yodo radiactivo, litio y amiodarona, entre otros.

La ingesta de yodo en adultos recomendada por la OMS es de 150 mcg/día, en niños de 6 a 12 años de 120 mcg/día, en menores de 6 años 90 mcg/día y en embarazadas de 250 mcg/día. La ingesta recomendada en el embarazo por la GPC es de 200 a 500 mcg/día.

El 99% de los casos es hipotiroidismo primario (baja producción de hormonas tiroideas por falla en la glándula tiroides) el 1% restante es de etiología secundaria (pobre estimulación de tiroides, hipófisis) o central (hipotálamo).

El hipotiroidismo primario puede ser clínico, con TSH alta (generalmente >10mUI/L) y T4L baja o subclínico con TSH alta, que en un rango de 4.5 a 10mUI/L se considera leve y es el más común (de los subclínicos) con 90% y con >10mUI/L se denomina severo, estos pacientes tienen niveles de T4L normales. Este último si se presenta en el embarazo se asocia a preeclampsia y mayor mortalidad perinatal.

El hipotiroidismo secundario se caracteriza por niveles de TSH normal o baja y T4L baja.

En población general el valor de TSH normal es entre 0.45 a 4.5 mUI/L, en adultos de 70-79 años se considera normal una TSH hasta 5.9 mUI/L y en mayores de 80 años hasta 7.5 mUI/L. El valor de T4L se ubica entre 0.9 y 1.9 ng/dl.

La clínica es muy variada y depende del grado de deficiencia de hormonas tiroideas, los signos y síntomas más comunes son: Intolerancia al frío (39%), alterción en la memoria (39%), voz ronca (21%), constipación (20%), piel seca y enlentecimiento generalizado de los procesos metabólicos. El bocio se asocia más a hipotiroidismo por déficit de yodo.

El diagnóstico es mediante la medición de TSH mediante inmunoradiometría (IRMA, S: 89% E: 95%) o inmunoquimioluminiscencia (ICMA, S: 76.9% E: 96%) y T4L.

Siendo en resumen: Hipotiroidismo primario: TSH alta y T4L baja. Hipotiroidismo subclínico: TSH alta y T4L normal, Hipotiroidismo secundario: TSH normal/baja y T4L baja.

En embarazadas el diagnóstico de hipotiroidismo lo da una TSH >10 mUI/L independientemente de las concentraciones de T4L y el hipotiroidismo subclínico con TSH >2.5 mUI/L con anti TPO positivos. Se recomienda la detección antes de la 16° semana de gestación.

 

El tratamiento de elección es la levotiroxina calculada en base al peso corporal de 1.6 a 1.8 mcg/kg/día. En mayores de 65 años o con comorbilidad cardiovascular se inicia a dosis bajas, de 12.5 a 25 mcg/día. Se recomienda tomarla 1 hora antes del desayuno o 3 horas después de la cena ya que los alimentos alteran su absorción.

El hipotiroidismo subclínico se trata también con levotiroxina en su forma severa sea sintomático o no y en su forma leve sintomática. Aquí la dosis es de 1.1-1.2 mcg/kg/día. El 33-55% de pacientes progresarán a hipotiroidismo clínico.

En embarazadas la dosis es de 1.2 mcg/kg/día, se tratan aquellas con TSH >10 mUI/L o TSH >2.5mUI/L con T4L baja o con anti-TPO positivos.

 

El seguimiento es con medición de TSH cada 6-8 semanas hasta lograr meta, una vez lograda evaluar dentro de 4-6 meses y después cada año. La meta es ubicarla entre 0.45 y 4.12 mUI/L. En mayores de 70 años la meta es 4-6 mUI/L y en embarazadas entre 0.1-2.5 mUI/L en primer trimestre, 0.2-3.0 mUI/L en segundo trimestre y entre 0.3-3.0 mUI/L en el tercer trimestre.

En mujeres con hipotiroidismo que desean un embarazo se recomienda mantengan una TSH <2.5 mUI/L.

 

Con información de: 1. Diagnóstico y tratamiento de hipotiroidismo primario y subclínico en el adulto. México: Secretaría de Salud; 03/11/2016.

 

Licencia de Creative Commons

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International (CC BY-NC-SA 4.0).

Médico Cirujano y Partero, Residente de Psiquiatría. Tengo mi propia frase, aunque todos somos dueños de las palabras: “Al final del día, es igual de respetable si miras al cielo en busca de Dios, de las estrellas, o ambos.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.