Al final del día, es igual de respetable si miras al cielo en busca de Dios, o en busca de las estrellas.