This is the skin of a patient after 3 days of measles infection; treated at the New York – Presbyterian Hospital. Prior to widespread immunization, measles was common in childhood, with more than 90% of infants and children infected by age 12. Recently, fewer than 1,000 measles cases have been reported annually since 1993. By CDC/Dr. Heinz F. Eichenwald.

Es una enfermedad febril exantemática aguda muy contagiosa, producida por el virus del sarampión, caracterizada por un período prodrómico febril con manifestaciones respiratorias y un enantema específico, seguidas de una erupción maculopapulosa generalizada.

El virus del sarampión es un RNA virus que pertenece al género Morbillivirus de la familia Paramyxoviridae, el cual tiene un solo serotipo. La mayoría de los casos ocurren a fines de invierno y a principios de primavera en climas templados; en climas tropicales se incrementa en la temporada lluviosa.

La enfermedad generalmente se auto limita; sin embargo, en algunos casos se presentan complicaciones moderadas o graves.

Es una enfermedad muy contagiosa; se transmite principalmente de persona a persona a través de las gotitas de secreciones respiratorias, en un lapso no mayor de dos horas.

El periodo de mayor contagiosidad del sarampión es uno o dos días antes de la erupción y continúa mientras persiste el exantema. La enfermedad se puede transmitir desde un día antes que comience la fiebre hasta cinco días después de la erupción.

Factores de riesgo.

  • Nivel socioeconómico bajo.
  • Áreas con baja cobertura de vacunación.
  • Edad menor de 2 años.
  • Inmunodeficiencia adquirida.
  • Desnutrición grave.

Inmunización.

La vacuna antisarampionosa utilizada en la actualidad es de virus vivos hiperatenuados.

Para la prevención del sarampión se recomienda aplicar la vacuna triple viral: sarampión, parotiditis y rubéola.

  • Primera dosis: 12 meses.
  • Segunda dosis: 6 años.

En caso de la aparición o importación de un brote de sarampión es recomendable aplicar la vacuna contra el sarampión antes del año de edad (lactantes de 6 a 11 meses).

Se recomienda que los lactantes vacunados antes de cumplir el año de edad reciban otra dosis a los 12 meses; su aplicación se realizará 2 meses después de haber recibido la primera dosis. La segunda dosis se aplicará a los 5 ó 6 años de edad.

Se recomienda no aplicar la vacuna contra el sarampión en los siguientes casos:

  • Reacción anafiláctica o hipersensibilidad grave a una dosis anterior de vacuna triple vírica o de cualquiera de las vacunas que la componen.
  • Antecedentes de reacción anafiláctica a la neomicina.
  • Niños enfermos con fiebre alta.
  • Mujeres embarazadas o aquellas que planeen embarazarse en los siguientes 3 meses después de su aplicación.

Se recomienda aplicar la vacunación contra el sarampión en los siguientes casos:

  • Alergia al huevo.
  • Niños en contacto con mujeres embarazadas.
  • Lactancia materna.
  • Niños con enfermedades agudas leves como febrícula, diarrea o infecciones de vías aéreas superiores.
  • Desnutrición.

7 a 10 días después de la vacunación contra el sarampión, puede aparecer como reacción normal, fiebre leve y exantema generalizado que desaparecerán después de 1 a 3 días.

Aunque se refiere que la inmunidad conferida por la vacuna antisarampionosa persiste por lo menos 20 años y se cree que dura toda la vida en la mayoría de las personas, no existen estudios que lo sustenten.

Diagnóstico.

Enanthem in measles. By Steffen Bernard.

Los síntomas clínicos comienzan generalmente en un plazo de 7 a 18 días después del contagio, en promedio, 10 días (periodo de incubación).

Los síntomas del sarampión se presentan en dos fases: preeruptiva y eruptiva.

  • Fase preeruptiva: caracterizada por fiebre (elevada y que incrementa progresivamente hasta el quinto o sexto día), malestar general, catarro oculonasal, enantema y tos. Duración aproximado : 5 a 6 días
  • Fase eruptiva: caracterizada por la aparición de exantema con progresión cefalocaudal. Duración aproximada: 5 días.

Los datos de relevancia que se deben investigar en la exploración física de un niño con sarampión son:

  • Eritema conjuntival.
  • Edema palpebral.
  • Líneas de Stimson: pequeñas zonas hemorrágicas en el párpado inferior
  • Manchas de Koplik (enantema) puntos blancos de uno a dos milímetros de diámetro rodeados de una zona enrojecida en la cara interna de las mejillas.
  • Manchas de Herman: puntos blancos o grisáceos de 1 mm de diámetro en amígdalas
  • Exantema: erupción cutánea maculopapulosa de color rojizo o rojo pardusco que desaparece a la presión.

Pruebas diagnósticas.

La confirmación del laboratorio es crucial para el diagnóstico de sarampión. Se debe tomar una muestra de sangre en el primer contacto con los servicios de salud.

La detección de anticuerpos Inmunoglobulina M (Ig M) específicos del virus de sarampión es la prueba de elección para establecer el diagnóstico rápido de la enfermedad.

Tratamiento.

La administración de vitamina A en los niños con sarampión reduce la gravedad de la enfermedad y también la tasa de letalidad.

Las dosis recomendadas de vitamina A por la OMS en países con más del 1% de índice de mortalidad son de 200,000 UI diarias por dos días.

No se recomienda el uso de antibióticos en forma profiláctica en niños con sarampión.

Se recomienda que los niños con sarampión reciban un aporte adecuado de líquidos y nutrientes.

Con información de: Prevención, Diagnóstico y Tratamiento del Paciente Pediátrico con Sarampión: Secretaría de Salud; 2009.

Licencia de Creative Commons

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International (CC BY-NC-SA 4.0).

Médico Cirujano y Partero, Residente de Psiquiatría. Tengo mi propia frase, aunque todos somos dueños de las palabras: “Al final del día, es igual de respetable si miras al cielo en busca de Dios, de las estrellas, o ambos.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.