Una modalidad común a la hora de realizar cualquier tipo de trabajo escolar. En principio parece una buena idea, todos trabajando y cooperando para lograr un objetivo. Que agradable resulta a los oídos ¿verdad?. El problema es que como en cualquier aspecto de la vida se ve involucrado un valor que en lo personal considero de los más importantes: la responsabilidad.

Suponiendo que no te presentaste a la clase de valores en la primaria, sería buena idea definir un poco la palabra. La sagrada Wikipedia nos proporciona una definición aceptable: “Es un valor que está en la conciencia de la persona, que le permite reflexionar, administrar, orientar y valorar las consecuencias de sus actos, siempre en el plano de lo moral. La persona responsable es aquella que actúa conscientemente siendo él la causa directa o indirecta de un hecho ocurrido. Está obligado a responder por alguna cosa o alguna persona. También es el que cumple con sus obligaciones o que pone cuidado y atención en lo que hace o decide.”. Esto involucra diversas cosas como el nivel socio-económico y la educación recibida en el seno familiar.

El problema es que el sentido de responsabilidad de muchas personas “no está bien”. Y es que, este valor en particular tiene que luchar ferozmente con otros aspectos propios de la personalidad del individuo como la pereza, la propia capacidad intelectual y la madurez.

Es más fácil esperar a que nos digan que hacer a organizar las actividades o pendientes. El clásico “díganme en que les ayudo” o “que hago”  muchas veces sólo denota nuestra falta de proyección y la incapacidad para resolver problemas. Es en este punto donde se tiene que auto-definir un líder (que casi siempre es el mismo) para tratar de guiar a los demás compañeros. Repartir deberes y al finar reunir todo en un solo documento por ejemplo.

En ocasiones nos encontraremos con personas serviciales y de buena disposición, el problema es cuando se necesita cierta capacidad para el trabajo y dicha persona no cuenta con ella. Otras veces el equipo simplemente no existe, es decir, cuando los miembros de tu grupo no se preocupan por el trabajo y dejan caer la responsabilidad en los demás, esto es un problema cuando todos hacen lo mismo y prácticamente sólo una persona termina los deberes. Lo peor es que -a la hora de entrega- se tiene el descaro de preguntar “¿donde me anoto?” y como lo más probable es que te relacionas con ellos frecuentemente es difícil hacer reclamos o quejarte de la manera en que quisieras hacerlo.

La próxima vez trata de reunirte con personas integras e inteligentes Y SOBRE TODO TRATEMOS DE SER UNA DE ELLAS. Si se te asigno a la fuerza con determinado grupo, no hay nada que hacer mas que poner lo que esté de tu parte para completar la tarea, definan roles, las cosas por hacer y la manera de hacerlas. Hay que evitar confusiones y a la vez luchar contra intereses personales y roses entre miembros. Es importante que una simple tarea no resulte en enemistades por lo tanto tenemos que afinar nuestros actos y palabras con los demás, no olvidar ser respetuosos.

En fin, da gusto encontrarse con personas responsables, más aún si están en tu círculo de trabajo. Hay cosas peores en esta vida, como el programa de la Rosa de Guadalupe (perdón, tenía que decirlo) y si te tocó un trabajo final con un equipo poco competente, trata de llevarlo de la mejor manera, procura comentar la situación con el profesor, y sobre todo, procura no desgastarte mentalmente pensando en por qué la indisposición (o quizá torpeza) de alguien más debe afectarte, simplemente haz el trabajo porque las cosas a veces no se pueden cambiar y si te detienes a lidiar con malas posiciones por parte de algún miembro del equipo probablemente sólo logre retrasarte más. Muestra disposición y una mente abierta.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International (CC BY-NC-SA 4.0).

 

Médico Cirujano y Partero, Residente de Psiquiatría. Tengo mi propia frase, aunque todos somos dueños de las palabras: “Al final del día, es igual de respetable si miras al cielo en busca de Dios, de las estrellas, o ambos.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.