Urticaria. By James Heilman, MD.

Es una reacción delimitada de la piel que se distingue por la aparición de ronchas, con edema central y un halo eritematoso, acompañada de prurito o sensación de quemadura, que desaparece en 1 a 24 horas, no deja huella y persiste por más de 6 semanas.

Generalidades.

La urticaria en general afecta del 15 al 25% de la población en algún momento de su vida. La prevalencia en nuestro país es de alrededor de 3.4%.

La urticaria crónica es de origen multifactorial, se presenta más frecuentemente en adultos, entre 20 a 40 años, en el sexo femenino y el 70 a 80% es de origen idiopático.

La etiología alérgica en la urticaria crónica es la causa menos frecuente.

La clasificación de la urticaria crónica, desde el punto de vista etiopatogénico es:

  1. Idiopática: Alrededor del 70%.
  2. Enfermedades autoinmunes: Alrededor del 40%, siendo la más frecuente la enfermedad tiroidea autoinmune (30%).
  3. Física (dermografismo, colinérgico, inducida por frío, solar, acuagénica, ejercicio, por presión).
  4. Otras (infecciones, cáncer, etc.).
    • Deberá descartarse la infección por hepatitisB o C, así como infección por Helicobacter pylori.

Manifestaciones clínicas.

Son: la roncha con un halo eritematoso y centro pálido, con desarrollo de nuevas lesiones de forma continua y de tamaño variable, así como de naturaleza migratoria y con una resolución completa de las lesiones en menos de 24 horas; se acompaña de prurito de moderado a intenso.

En pacientes con lesiones con una duración de más de 24 horas y que se acompaña de sensación ardorosa o quemante, deberá descartarse vasculitis urticariana.

La urticaria deberá persistir por más de 6 semanas para considerarse como crónica.

Diagnóstico clínico.

Es clínico en la primera etapa.

En la enfermedad tiroidea autoinmune solicitar perfil tiroideo, anticuerpos antitiroglobulina y antiperoxidasa.

En relación a la vasculitis urticariana solicitar biometría hemática completa, reactantes de fase aguda, anticuerpos antinucleares, examen general de orina y biopsia.

En el primer nivel de atención deberá diagnosticarse la urticaria crónica si dura más de seis semanas y se solicitará exámenes de rutina para descartar si hubiera algún proceso inefccioso.

En el segundo nivel deberá descartarse la etiología infecciosa e iniciar tratamiento si hubiera alguna enfermedad autoinmune, en caso de no identificar la etiología se clasificará como urticaria crónica idiopática.

En el tercer nivel de atención se descartará urticaria física y se complementarán los estudios para descartar la enfermedad autoinmune, ya que ésta representa el 40% de las urticarias idiopáticas.

Diagnóstico diferencial y tratamiento.

Se deberá hacer diagnóstico diferencial con:

  • Síndrome de Sjögren,
  • Dermatomiositis,
  • Enfermedad mixta del tejido conectivo,
  • Artritis reumatoide juvenil,
  • Enfermedad de Churg-Strauss,
  • Granulomatosis de Wegener,
  • Poliarteritis nodosa,
  • Dermatosis urticariana neutrofílica,
  • Linfoma de Hodking de células B,
  • Macroglobulinemia de Waldenstrom,
  • Crioglobulinemia,
  • Síndrome hipereosinofílico,
  • Síndrome de Schnitzler,
  • Gammapatía monoclonal,
  • Síndrome de Gleich: angioedema episódico con eosinofilia,
  • Policitemia vera.

El tratamiento debe tener la finalidad de identificar la causa para poderla eliminar, así como disminuir la sintomatología.

La levocetirizina 5mg/día es mejor que la desloratadina 5mg cada 12 horas.

Los antihistamínicos de primera generación son útiles en la noche, cuando el paciente tiene problemas de insomnio; sólo se indica si no conduce automóvil.

Se utilizarán antihistamínicos de segunda generación no sedantes (loratadina, cetirizina, desloratadina, levocetirizina, epinastina, fexofenadina) a dosis habituales.

Si los síntomas persisten después de un período de una a cuatro semanas se agregará al tratamiento un antagonista de leucotrienos o cambiar el antihistamínico.

Si la urticaria persiste después de dos semanas, se aumentará hasta cuatro veces la dosis de los antihistamínicos.

Si los síntomas persisten de una a cuatro semanas se utilizará ciclosporina A, dapsona u omalizumab y antihistamínicos H2.

Durante las exacerbaciones se indicarán esteroides sistémicos de tres a siete días.

Los alimentos histamino liberadores deberán eliminarse por un mínimo de una semana, entre éstos se encuentran los embutidos, mariscos, etc.

Complicaciones y pronóstico.

Afecta considerablemente la calidad de vida por la persistencia de los síntomas en forma impredecible, restringe la asistencia a sus diferentes actividades, se limita el consumo de alimentos histamino liberadores, produce alteraciones del sueño, afecta en las áreas físico, social y emocional.

La calidad de vida es similar a la de un paciente con cardiopatía isquémica.

Se debe evaluar la actividad de la urticaria crónica con la siguiente puntuación:

  • 0: ronchas ausentes y prurito ausente;
  • 1, leve: ronchas < 20/24 horas, prurito no molesta;
  • 2, moderada: ronchas 21 a 50/24 horas, prurito molesta sin interferir con actividades;
  • 3, intenso: ronchas > 50/24 horas o confluentes, prurito interfiere con las actividades de vida diaria.

La urticaria crónica persiste hasta por 5 años en el 71% y en el 56% persiste por 10 años.

Con información de: Diagnóstico y Tratamiento de la Urticaria Crónica en adultos en los tres niveles de atención. México: Secretaría de Salud; 2013.

Licencia de Creative Commons

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International (CC BY-NC-SA 4.0).

Médico Cirujano y Partero, Residente de Psiquiatría. Tengo mi propia frase, aunque todos somos dueños de las palabras: “Al final del día, es igual de respetable si miras al cielo en busca de Dios, de las estrellas, o ambos.”